Más que madres | CRÍTICA | película de Cindy Chupack | Entradas Anticipadas

[wp_google_search]

Críticas

Críticas de películas Más que madres | CRÍTICA | película de Cindy Chupack

Crítica de ‘Más que madres’

View

Más que madres (2019), o como a mí me gusta llamarla Comprenderlo todo es perdonarlo todo, es una simpática comedia disfrazada, de nacionalidad estadounidense, dirigida por Cindy Chupack.

Excelente cinta, como no podía ser de otra forma, con el elenco femenino de estrellas que forman el reparto y una experta, aunque debutante en la dirección, por sus trabajos, como guionista y productora en la sin par serie Sexo en Nueva York.

El que todas las críticas leídas hasta ahora, aunque pocas, sean negativas, me lleva aún más, a luchar contra esta horda de críticos engreídos, que imagino la mayoría ni siquiera habrán tenido el detalle de visionar la cinta.

Más que madres, no va a revolucionar el género, o los géneros, porque bajo la apariencia de una comedia, que lo es, aborda temas como el amor (en todas sus vertientes), la amistad, la familia, el respeto a la diferencia, la infidelidad o el paso inexorable de los años, entre otros muchos.

La película tuvo su estreno el 21 de Julio de 2019 en 51Fest y fue adquirida por la plataforma Netflix, para su distribución mundial el 2 de Agosto de 2019.

El subtitulo de hoy, no es mío, es de D. León, Tólstoi para los amigos.



Tráiler de ‘Más que madres’

Sinopsis de ‘Más que madres’

Carol (Angela Bassett), Helen (Felicity Huffman) y Gillian (Patricia Arquette), viuda, divorciada y casada de nuevo y feliz casada respectivamente, son tres amigas íntimas de toda la vida.

Sus tres hijos, amigos íntimos también, se encuentran en la ciudad de Nueva York, y ellas, marginadas y olvidadas por los mismos, deciden en el día de la madre, presentarse en casa de sus respectivos, sin previo aviso.

El viaje, se convertirá en una prueba de fuego, que redefinirá, no solo todo el mundo de los que las rodean, sino lo más importante, su propio mundo..



Más que madres
Foto de Netflix

Primera incursión

Hablar sobre una presunta comedia, aunque lleve ya muchas críticas hechas, he de reconocer que no es fácil para mí, quizás sea la segunda o tercera que escribo.

Y más en este apartado, donde se supone que debo intentar introduciros en ambiente, evitando eso sí, situaciones que deberán descubrir por el propio visionado.

Que conste, que para el que escribe, como dije en la introducción, Más que madres, es una comedia disfrazada y ahora quizás entenderán mejor mi opinión.

La cinta comienza en Nueva York, con el hijo de Gillian y sus dos colegas de guardaespaldas, mientras se dirige a pedirle matrimonio a su presunta novia (presunta, porque lleva semanas sin querer saber nada de ella), anillo incluido por supuesto.

Y a los dos minutos de la cinta, nos encontramos ante la primera sorpresa de la misma.

Carol, viuda de marido rico, con una mansión espectacular donde reside y un exitoso hijo, que dirige una singular revista, que no es precisamente la Hoja Diocesana, amén de un dudoso gusto por las jovencitas (Lo siento, pero La Bassett, qué 60 años, por Dios).

Helen, divorciada de un marido pone-cuernos, al que parece no terminar de olvidar y padre de su único hijo a la vez; su nuevo marido……….mejor os remito al extraordinario diálogo final entre ambos, donde no se puede expresar más amor con menos palabras. Su hijo, con posición económica desahogada y con pareja masculina, o sea gay.

Gillian, felizmente casada, sin peros ni dobleces, con un hijo que ha perdido a la novia que quería y que por cierto a la que ella no podía ni ver, escritor talludito en proyección, o sea tieso.

Más que madres
Foto de Netflix

Segunda incursión

Hechas las presentaciones, la reacción de los tres pimpollos ante las presencias maternas, como era de esperar (¿por qué digo esto?, quizás sea tonto), es de todo, menos calurosa; una, en el picadero del hijo y dos, en hoteles.

Evidentemente, vienen a romper la monotonía de los excelsos caballeros, con al parecer, unas vidas totalmente pre-programadas.

Y ahora, ¿Me pongo serio?, pues sí, lo creo y debo, pinceladas al aire;

Madres, hijos y amigas con secretos; No es oro todo lo que reluce, reproches de la niñez, padre posesivo, madre celestina con menos lógica que los diálogos de una película porno, esperma que va y viene, esposa que no sabe valorar lo que tiene, incomprensión, transformación total e impresionante de Carol (y vaya…) ante la indiferencia del hijo, una tienda, unas compras y un terrible secreto, que acabará definitivamente con la amistad de las amigas, forjada durante toda una vida.

Pasará un año y hasta aquí puedo leer, queridos navegantes, como siempre algún desliz en la conclusión y poco más.

Más que madres
Foto de Netflix

Las mamás

Carol (Angela Bassett), qué decir de Tina, ¿que está genial?, ni hace falta. Con una filmografía donde no sabe uno a qué carta quedarse y enganchado a ella, desde la incomprendida Esperando un respiro (1995), pues por mi parte, blanco y en botella.

Excelente, antes y después de la transformación, teniendo que explicarle al hijo, cosas demasiado obvias para un ejecutivo fuera de serie. Muy bien antes del cambio, en su papel de la amiga más recatada, la más querida incluso y generosa a más no poder tras su cambio físico y emocional (maravillosa las escenas de la discoteca con su futura…..). Si la revelación del secreto, la perjudica o la beneficia, decídanlo ustedes.

Helen (Felicity Huffman), para mí siempre será una mujer desesperada y punto, incluso en Más que madres; Pone un punto de ambigüedad en la cinta entre su ex y su actual marido que no deja indiferente, acepta bien lo de que su hijo sea gay, aunque lo sabía hasta el Tato pero no acepta que el hijo se lo dijera a su padre y a ella no, se le remueven sentimientos ocultos que ya comprenderéis y que nunca antes había experimentado y por desgracia, revela un gran secreto, que podía habérselo ahorrado.

Gilliam (Patricia Arquette), que nadie toque a mi médium preferida, la adoro y a mi pesar tengo que decir que la más flojita de las tres, maravillosa la conversación final con su hijo en la escalera, donde le hace un razonamiento que quizás a alguno le pueda servir para su propia vida o quizás no, a su hijo le sirve, por suerte para él.

Otherhood
Foto de Netflix

Los nenes (y las nenas)

Correctos los tres y nada más, lo siento, quizás un poco mejor el hijo de Carol (Sinqua Walls), pero ni el tieso ni el gay lucen lo más mínimo. Hombre, es difícil estar a la altura de tres diosas pero un poquito de por favor queridos, que si no lucimos con La Bassett o La Arquette de compañeras, ¿A ver para cuándo lo dejamos?.

Mucho mejor las dos nenas, la novia del tieso y la del ejecutivo piratilla, lamento no decir los nombres pero como no estoy seguro al cien por cien, prefiero omitirlos, el que esté interesado en alguna de las dos (que habrá cientos), al Dr. Google.

La abuela

La directora (Cyndy Chupack), su debut como directora, perfecto, pero avalada por varios Globos de Oro y Emmys por su labor como guionista y productora de Sexo en Nueva York y Modern Family, pues como que la experiencia es un grado, querida.

Además, escritora de varios libros de relativo éxito comercial.

No puedo decir nada malo ni aunque lo busque; La cinta es agradable de ver, el tono no decae en ningún momento, en sus casi cien minutos, la dirección de actrices (principales y secundarias es excelente), los hombres, los dejamos para otra ocasión.

Podía haberse quedado en tierra de nadie, porque toca varios temas que no son propiamente de una comedia, pero los enlaza de tal manera, que el espectador no se pierda en la ambigüedad de saber qué es lo que está viendo, ahí, quizás radica su principal mérito.

Por supuesto, directora a seguir.

Otherhood
Foto de Netflix

Conclusión

Más que madres (Otherhood), altamente recomendable, solo ver a tres estrellas de la talla de las indicadas, trabajando juntas y sin pagar (por los Netflixnianos y acoplados), pues ya merece la pena que salga el sol por Antequera.

No es solo una comedia al uso, plantea y lo más importante, resuelve algunas cuestiones que no son fáciles de digerir para ciertos estómagos.

A mí me ha sorprendido muy gratamente y además casi se me ha pasado volando el visionado, que hoy en día es de agradecer.

Pasará un año en la cinta y quizás entiendan ustedes mejor, mi subtitulo no autóctono de hoy, véanla, sinceramente creo que la van a disfrutar y en caso contrario Cinemagavia tiene hoja de reclamaciones.

Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo

Leave a Reply

buscarndo: Más que madres | CRÍTICA | película de Cindy Chupack Más que madres | CRÍTICA | película de Cindy Chupack